" /> " />
Dittmeyer germanDittmeyer great britanDittmeyer spain

Nuestras naranjas:
¡Para muchos algo normal, para nosotros algo muy especial!

El nombre Dittmeyer está vinculado inseparablemente a los cítricos. A partir del año 1980 Rolf H. Dittmeyer plantó los primeros naranjos en la parte más al sur de Andalucía – en la frontera portuguesa en el área de Ayamonte, Lepe e Isla Cristina. ¡En el transcurso de los años se desarolló la plantación de cítricos mas grande de Europa, y sobre todo, una de las más hermosas!

Disfrutamos de las naranjas sin reflexionar mucho.
Sin embargo, hay muchas cosas interesantes que contar.

El naranjo, es un árbol perenne. La naranja pertenece a la familia de las Rutáceas (Rutaceae) y al género Citrus. Procede de China o de Asia suroriental surgiendo de una hibridación entre el mandarino (Citrus reticulata) y el pomelo (Citrus maxima). La naranja amarga procediente del mismo tipo de padres se distingue de las naranjas dulces debido a su uso totalmente diferente. Mientras que la naranja amarga, como muy tarde, llegó a Italia en el siglo XI, la variante dulce fué introducida en Europa sólo en el siglo XV, dónde era cultivada casi exclusivamente en Portugal. Hoy es el cítrico cultivado más frecuentemente del mundo.

Naranjos tienen una altura de hasta cinco metros, la corona redonda muestra una ramificación regular. Los brotes jóvenes son esquinados y tienen espinas delgadas y flexibles, más bien despuntadas. Los naranjos desarrollan – como muchos otros cítricos – sus frutos sin fecundación cruzada.

El fruto (Hesperidium) esta compuesto de diez a 13 segmentos, los que están llenos de tubos de zumo; la mayoría de ellos de color naranja, de vez en cuando también de color amarillo hasta rojo. Cada segmento está rodeado por una delgada mebrana (Endocarpo). El fruto entero por una piel bipartida. La capa interior es blanca (Mesocarpo, Albedo), la exterior durante la madurez de color naranja (Exocarpo, Flavedo). En la piel  hay numerosas glándulas de aceite, que desprenden un olor aromático. Piel y segmentos estan soldados entre si, por lo que es más dificil de pelar o partir el fruto que en el caso de otros cítricos. En diferencia a la naranja amarga, el eje central del fruto de la naranja dulce no es hueco. Las semillas son ovales con pieles ásperas, en el interior son blancos. Cada semilla abarca normalmente un gran número de embriones de diferentes tamaños.

Las naranjas son muy populares.
Pero muy exigentes en el cultivo.

Para comprender el tema de las plantaciones de cítricos, en primer lugar es necesário saber que una buena calidad de las naranjas exige tres condiciones básicas a la zona de cultivo: 

Días cálidos y noches frescas, pero sin helada

Una única noche de helada puede destruir la cosecha de naranjas completa de un año. Las naranjas del tipo tardío Valencia-Late particularmente idóneas para buenos zumos son recolectadas desde fines de marzo / principios de abril hasta junio - el riesgo de helada por lo tanto aquí es muy grande. 

Agua suficiente

Un naranjo necesita aproximadamente 100 litros de agua por día. En el área del mar Mediterráneo entre mayo y octubre practicamente no llueve. Por lo tanto una fuente de agua (pozo, pantano, etc.) es imprescindible.

Suelos apropiados.

Hay que tener en cuenta que tierras ricas en sustancias nutritivas generan árboles grandes y fuertes. Tales tierras producen naranjas que tienen una piel gruesa, lo que es indeseable. Un fruto de buena calidad crece mejor en terrenos arenosos pobres en sustancias nutritivas. 

¿Buscando terreno, encontramos una plantación?
¡Tan fácil no era!

Teniendo en cuenta estas exigencias y después de largas averiguaciones Rolf H. Dittmeyer encontró en Europa un litoral climáticamente muy raro, pero apropiado para la plantación de cítricos: en la provincia de Huelva en la costa atlántica andaluza, muy cerca de la frontera portuguesa.

Durante el gobierno del General Franco esta región había sido utilizada para el cultivo de eucaliptos destinados a la fabricación de pasta de papel. El eucalipto, procedente de Australia, es muy sensible a las heladas, pero puede pasar el verano durante muchos meses sin lluvia. Los agricultores españoles, sin embargo, ven al eucalipto como un tipo de mala hierba que lo “devora” todo. En un bosque de eucalipto no crece ninguna otra planta, ningún arbusto y ningún árbol. Allí no hay pájaros, no hay conejos, no hay topos u otros animales.

En el terreno previsto encontramos a 80m de profundidad buen agua subterránea. Lo que faltaba sin embargo en este litoral, era tierra apropiada. El terreno accidentado consistía de arcilla impermeable y de barro. En la capa alta  había entre 10 y 30 cm de arena. Fondos de arcilla y de barro no permiten la penetración de las raíces de los naranjos, ni es posible implementar un drenaje. Si los árboles viven en suelos encharcadizos es tan malo, como si no reciben agua ninguna. 

Nuestra visión se ha impuesto.
Con ideas que hoy, a menudo, son el estándar.

Muchos de nuestros asesores nos desaconsejaban acuciantemente la plantacion de naranjas en este sítio. Sin embargo, después de profundos estudios y baja la dirección profesional de nuestro amigo español Jaime de Parias Merry  finalmente arriesgamos a cultivar en el terreno una plantación de cítricos. Para ello fueron empleadas dos medidas que eran nuevas para Europa:

En primer lugar: La poca arena en la parte superior de la tierra fué simplemente utilizada para formar caballones de plantación – como se suele hacer a nivel mas pequeño también para la plantación de patatas. Después los plantones de naranjos se plantaron en la cresta de estos caballones.

En segundo lugar: Con licencia israelita y una máquina alemana Dittmeyer elaboró tubos de gotero – por primera vez en España. Esto son tuberías de riego con aperturas controlando la cantidad del agua, que liberan lentamente el agua y que se encuentran a distancias de aproximádamente 50 cm.

Dos medidas simples que formaban sin embargo la base para nuestro éxito. Así con las nuevas empresas Dittmeyer Agricola en Sevilla en los años 1980 hasta 1987 se fundaron un total de aproximadamente 1.000 hectáreas  de nuevas plantaciones de naranjas y clementinas; estableciendo así las mas grandes plantaciones de cítricos en Europa. Además se formó un equipo muy competente de especialistas agrarios españoles que se ocupaban durante los 365 días del año de la calidad de nuestros frutos. Durante los siguientes 7 años estas nuevas plantaciones, una tras la otra, comenzaron con a producir.

Hoy nuestro grupo cosecha anualmente unas 30.000 toneladas de frutos cualitativamente de primera categoría, que debido a su alta calidad  han encontrado con mucho éxito amigos sobre todo en los mercados de Europa Occidental.